Los taninos y su papel en la salud

Las propiedades benéficas de los extractos naturales

Así como son constituyentes fundamentales en la fisiología de muchas plantas, protegiéndolas de situaciones riesgosas fisícas y biológicas, los taninos también tienen importantes propiedades “nutracéuticas”. Tienen es decir, características de “alimentos-fármacos”, sustancias capaces de producir efectos benéficos en el organismo si se ingestan en la dieta por largos períodos de tiempo.

Tal facultad se refiere sobretodo a los taninos condensados, compuestos por unidades de flavonoides, particularmente abundantes en el tè, en la uva, en la cebada, en los frutos del bosque y en el sorgo (Dixon et al., 2005), además de en las plantas de las cuales de extraen comunmente los los extractos vegetales (castaño, quebracho, tara, etc.).

Los taninos son moléculas útiles para la salud humana, sobretodo por sus propiedades antioxidantes (Bagchi et al., 1998), su capacidad de proteger los tejidos de la acción de los radicales libres debidos a procesos de añejamiento celular. Tienen también probradas propiedades anticancerígenas, siendo capaces en determinadas ciscunstancias, de bloquear el crecimiento de las células tumorales (Ye et al., 1999), mientras diversos estudios han indagado la función de agentes protectores respecto a patologías del tracto urinario, del sistema cardiovascular e inmune.

Se usan en cosmpetica por su capacidad de combatir el envejecimiento de la epidermis y la caída del pelo, mientras que otro empleo farmacológico está relacionado a su capacidad de elevar las prestaciones sexuales.